¿Cómo ayudar a tu hijo(a) en su primera ruptura amorosa?

Escucha con atención.- Deja que te explique lo que ocurrió y escúchalo muy bien, sin emitir ningún juicio. Es súper importante que le preguntes si puedes darle alguna opinión antes de comentarle algo.

 

Enfócate en lo que siente.- Es muy común que el sentimiento de ver a nuestro hijo sufriendo por alguien nos gane, en lugar de enfocarnos en conocer lo que ellos están realmente sintiendo. Si él/ella te lo permite, sería mejor que le compartieras tus propias experiencias de vida.

 

Evita criticar a su ex.- Nadie puede juzgar mejor a su ex pareja que tu hijo. Evita hablar mal de él/ella porque también hay que considerar lo valioso que pudo haber aportado. No fomentes su rencor o su sentimiento de fracaso.

 

No fuerces la información.- Es muy común que nuestros hijos no empiecen contando todo. Sé prudente y déjalo contarte lo que sucedió a su ritmo, pero hazle saber que estás ahí, apoyándolo cuando quiera hablar.

 

No hagas de esto un asunto familiar.- Habla a solas con tu hijo y déjalo que sea él quién decida cómo y cuándo comunicarlo al resto de la familia.

 

No minimices.- Toma en serio los sentimientos de tu hijo. Frases como “te lo dije”, “no te preocupes, pronto la olvidarás”, no suelen ser muy empáticas.

 

La vida sigue.- Motívalo a seguir con su vida y mantener su mente ocupada. Aprovecha la primera frase positiva que diga para seguir esa conversación y alejar la pasada. Hacer planes para el futuro y retomar o iniciar nuevas actividades deportivas o culturales será de gran ayuda.

 

No intentes arreglarlo.- Nuestros hijos necesitan este tipo de experiencias para poder madurar y crecer. No trates de arreglarle la vida porque no le estarás haciendo ningún favor.  Tú responsabilidad estará únicamente en permanecer atenta y hacerle sentir que estás a su lado cuando te necesite. Ellos superarán este momento.