¿QUÉ NECESITAN NUESTROS HIJOS (Y NOSOTROS) EN TIEMPOS DE CRISIS?

 
  1. En cualquier momento de la vida, tanto los adultos como los niños necesitamos una manera de conectarnos emocionalmente con los otros, Un simple toque físico, una mirada cariñosa, expresar afecto con palabras, mencionar algo que tenemos en común, realizar una actividad que nos gusta a ambos o la familia, nos vincula y hace sentir bien.
  2. Tú estás a cargo, y por lo tanto debes cuidarte. Busca espacios para procesar tus emociones, date tiempos para descansar y para hacer cosas que te gustan. También es importante darse tiempo con la pareja.
  3. Recuerda que ustedes son la base segura de los hijos. Si los ven bien, ellos también se sentirán seguros.
  4. Busca actividades que puedan hacer ellos solos y que tu puedas tener tiempo para ti; Seguramente sabes que les gusta y pueden hacer solos. Por ejemplo, armar rompecabezas, dibujar, tomar fotos, bailar o realizar un poco de ejercicio físico.
  5. Una manera de reducir la presión, tanto en nosotros como en ellos, es mantener rutinas. En vacaciones puedes poner horarios flexibles, pero con estructura.
  6. Al final del día piensa en dos o tres cosas por las que estás agradecido de ese día. No tiene que ser algo espectacular, puede ser desde el haber escuchado el hermoso canto de los pájaros, el ver la sonrisa de tu hijo o disfrutar un alimento.
  7. Revisen álbumes familiares y recuerden momentos felices.
  8. Involucra a los niños en tareas del hogar. Por ejemplo, pueden preparar juntos los alimentos.
  9. No te exijas a ti mismo demasiado.
 
“LA VIDA NO CONSISTE EN ESPERAR QUE PASE LA TORMENTA, SINO EN APRENDER A BAILAR BAJO LA LLUVIA”. Vivian Greene