¿Qué tipo de paternidad ejerces?

1. ESTILO AUTORITARIO:

Nos gusta tener el control y esperamos que los niños obedezcan.  Esperamos mucho de nuestros hijos, por lo que somos rígidos al momento de poner normas y castigamos frecuentemente si éstas no se cumplen

Los niños criados bajo este estilo pueden ser niños poco autónomos, sumisos con pocas habilidades sociales, impulsivos y puede tender a mentir con la finalidad de evitar los castigos. En la adolescencia pueden ser muy rebeldes.

 

2. ESTILO PERMISIVO:

 Somos poco firmes en nuestros límites y consecuencias. Somos muy tolerantes ante las diferentes situaciones. Buscamos ser amigos de nuestros hijos y apenas imponemos normas y consecuencias. Queremos ver a nuestros hijos felices y por lo mismo les cumplimos todos sus caprichos. Nos es difícil decir NO.

Este tipo de paternidad puede promover que nuestros hijos tengan poca competencia social, tengan bajo autocontrol e incluso no muestren respeto por las personas o normas.

 

3. ESTILO NEGLIGENTE:

Invertimos poco tiempo en nuestros hijos, ya que estamos ocupados con otras prioridades. No exigimos mucho de nuestros hijos y tendemos a delegar su crianza a terceros.

Son niños poco motivados, inmaduros, pueden llegar a ser agresivos y con pobre control de impulsos. Así mismo les cuesta trabajo cumplir con las normas.

 

4. ESTILO DEMOCRÁTICO:

Es el estilo más equilibrado, ya que damos afecto constante y manifiesto hacía nuestros hijos, nos mostramos sensibles a sus necesidades y utilizamos consecuencias acordes a la conducta que se desea corregir y no castigos. Procuramos tener comunicación empática, pero no permisiva, hay una relación flexible, pero con límites y normas claros acordes a la etapa de desarrollo.

Los niños criados bajo este esquema parental desarrollan un auto concepto realista, presentan buenas habilidades sociales, suelen ser empáticos, creativos y tienen iniciativa.

 

¿Pudiste identificar cuál es tu estilo?, espera nuestro siguiente blog para tips sobre cómo utilizar tus fortalezas personales en la crianza de tus hijos.