Su primer amor, ¿Cómo debemos actuar?

Para apoyarlos e informarlos en esta etapa, te sugerimos:

1.- Fomenta la confianza. Busca los momentos para que tu hijo te abra sus pensamientos y sus emociones, sin presionarlo.  Ponle atención, no te distraigas y escúchalo para que siga compartiendo contigo lo que le pasa. Para mostrar mayor empatía puedes compartir algunas anécdotas de tus noviazgos de adolescencia.

2.- Conoce a su novia(o). Siempre será mejor conocer a la persona con la que sale tu hijo, tenerla cerca y conocerla, mostrando calidez. Evita decirle “no me gusta nada” o hacer burla de cualquiera de sus características físicas. Nuestros hijos saben cómo son las personas con las que se relacionan y a veces hay que equivocarse para aprender.  

3.- Mantenerse balanceado. Recuérdale a tu hijo la importancia de no descuidar a sus amigos, la practica de su deporte o sus tareas y objetivos escolares.  En ocasiones, los adolescentes se involucran demasiado en ese primer amor y dejan de lado sus otros intereses.

4.- No le restes importancia. Es normal que tu hijo haga o diga cosas que pueden parecer tonterías, por eso debes ser muy cautelosa con tus palabras. Algunos padres tienden a minimizar los sentimientos de los hijos diciéndoles “qué vas a saber tú lo que es estar enamorado”. Hazle ver que enamorarse es algo hermoso y que tener dudas o temor es normal. 

5.- Información apropiada a su edad. Asegúrate que tu hijo entienda su cuerpo y sus sentimientos. Es el momento ideal para hablar de sexo, en caso de que no lo hayas hecho ya. Verifica que la información que compartes es adecuada a su edad y hazle ver que querer es un acto de libertad y para demostrar amor no hay que hacer nada que uno no quiera hacer.

6.- Nuestro papel es ser padres. No somos amigos, ni colegas.  Debemos aportarles la confianza de acudir a nosotros, dándoles su espacio pero sabiendo que nuestro deber es controlarlos y supervisarlos. Los límites deben girar alrededor de los valores que consideramos adecuados o no. 

7.- Separación dolorosa. Los amores en todas la edades pueden ser dolorosos.  Cuando nuestros hijos sufren por alguna ruptura es importante mostrarles nuestro respaldo y comprensión, empatizando con ellos y haciéndoles ver que no se acaba el mundo.